Freedom Road Socialist Organization

Colombia: 40 años de lucha por la paz, la soberanía y la justicia social

Este comunicado de las FARC-EP es extraido de la pagina web oficial de las FARC-EP.

Hace 40 años en Marquetalia departamento del Tolima, 16 mil soldados iniciaron su ofensiva contra 48 campesinos que obligados por esa circunstancia empuñaron las armas para defenderse de la agresión, dando origen al surgimiento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia que transformadas hoy en Ejército del Pueblo, se han erigido como verdadera alternativa popular de poder.

Desde ese 27 de mayo de 1964, las FARC-EP no hemos dejado de luchar ni un solo instante con la mayor decisión y optimismo revolucionarios en defensa de los intereses más sentidos de nuestro pueblo y en primer lugar, en la búsqueda de salidas políticas a la confrontación militar y a las desigualdades sociales que alientan su desarrollo.

Justamente hace 20 años, en la Uribe departamento del Meta, dábamos inicio a un proceso de Cese de Fuegos y de Tregua que debía culminar en la firma de un Tratado de Paz Estable y Duradero que no pudo ser por causa de esa visión miope e irreal de la Oligarquía que pretende el fin de la confrontación con la insurgencia revolucionaria, sin propiciar cambios de fondo en la estructura económica y social del país, ni modificaciones sustanciales en las reglas del juego político ni de la concepción sobre el papel del Estado con la sociedad.

A pesar de esto, fue un proceso trascendente que abrió nuevos horizontes a las posibilidades de alcanzar acuerdos por vías esencialmente políticas e incruentas.

Cómo superar las consecuencias de una estrategia oligárquica, que en estos últimos 58 años desató una sangrienta orgía que barrió a tiros la oposición política, la dirigencia sindical y popular de las diferentes comunidades y a miles de compatriotas que simplemente manifestaron su insatisfacción con decisiones del Régimen?. Se ha sembrado la intolerancia política y el odio desde las más altas esferas oficiales, como dice el actual Presidente: ¡el que no esta conmigo está contra mí!

Tras la acusación que señala como "subversivo", "comunista" o "terrorista" a quien se oponga a la política oficial, más del 90% de los colombianos han corrido el peligro que los asesinen, o desaparezcan, o torturen o que les arrebaten sus tierras y bienes, por la acción directa de la fuerza pública uniformada o no uniformada, o de la fuerza pública paramilitar, que llevan el terror a la población a nombre de las instituciones "legítimamente" constituidas. Por ello crece sin cesar el número de compatriotas desplazados a los cinturones de miseria urbanos e incluso hacia el exterior.

Estas bellaquerías que han sido el pan diario de los colombianos desde 1946 hasta hoy, buscan generar un medio ambiente libre de oposición para imponer cómodamente sus medidas económicas y sociales, que beneficien a las más poderosas empresas transnacionales, a un pequeño grupo de colombianos ricos y a los corruptos que se embolsillan los dineros públicos.

Por cuenta de la oligarquía el país está siendo amarrado al ALCA, lo que beneficiará al capital norteamericano y a unos pocos nacionales pero traerá la miseria a millones de compatriotas. Por cuenta de los ganaderos de Fedegan las tierras fértiles se están concentrando cada vez más en unas pocas manos, mientras el despojo y los desplazamientos de los campesinos pobres, continúan. Por cuenta de los ricos en Colombia la salud y la educación dejaron de ser una obligación del Estado para convertirse en turbios negocios del capital privado; las telecomunicaciones, años atrás patrimonio de todos los colombianos, han sido descuartizadas y lanzadas a la voracidad de la competencia, contra poderosas transnacionales que presionan su privatización; proceso similar al de ECOPETROL donde liquidaran la empresa como bien colectivo de todos los colombianos y regalaran la riqueza de nuestro subsuelo a las grandes empresas internacionales del petróleo; proceso privatizador que también cobija a las empresas de servicios públicos donde dejan en manos del capital privado especulador las tarifas de la luz, el agua y las basuras; al igual que hicieron con la red vial nacional y con el transporte público.

Nos han amenazado con nuevas reformas económicas para reducir la pensión de jubilación a los más pobres e introducir artículos de primera necesidad y nuevos puntos más al IVA para que los ricos paguen iguales impuestos que los pobres. De ñapa, una vez más, aumentarán los privilegios de la Casta militar, como si no tuvieran bastante con los negociados que les proporciona su guerra.

Como una forma de garantizar la imposición de toda esta política neoliberal, fortalecen la maquinaria militar del Estado: legislación para la guerra, presupuesto para la guerra, tratamiento de la inconformidad social como hecho de guerra, medios masivos de comunicación actuando bajo la partitura del departamento 5 de las fuerzas armadas, funciones de policía judicial para los militares es decir impunidad total porque estamos en guerra, fiscalía general de la nación y corte suprema de justicia a órdenes del ejecutivo y del generalato, congreso nacional comiendo en la mano del Presidente y este y los parlamentarios cogidos del brazo del paramilitarismo montando un sainete en Tierralta, y todos trabajando la conformación del nuevo Partido uribista, mientras se van repartiendo los negocios del Estado, los ministerios, las embajadas y organizan la nueva campaña electorera reeleccionista.

Hace 40 años eran los tiempos de la Doctrina de la Seguridad Nacional, el Estado de Sitio y del Plan LASO, pensado, diseñado, financiado y dirigido por el Pentágono Norteamericano, ya que como todo el mundo conoce, a los gringos siempre les ha gustado atizar las guerras, eso si, lejos de su territorio y hoy la inminencia de muerte del "terrorismo" como pretexto para reprimir la oposición".

Hoy corren los tiempos de la Seguridad Democrática, el Estatuto Antiterrorista y el Plan Colombia pensado y diseñado en ingles, financiado y dirigido por el Pentágono y el Departamento de Estado Norteamericanos o sea, el mismo perro con distinto lazo.

Solo que para desgracia nuestra, ha corrido mucha sangre de colombianos en estos últimos 40 años.

Ayer fueron 16.000 soldados contra Marquetalia, hoy son 20.000 que participan de la operación "Patriotas" contra la región del Yarí, más 130.000 que combaten contra las FARC en el resto del país.

Años atrás se anuncio la inminente liquidación de los focos "bandoleros", luego la inminencia del fin de la "subversión comunista" y hoy la inminencia de muerte del " terrorismo".

Tal como hace 40 años en la declaración de los guerrilleros de Marquetalia, podemos afirmar: "es por eso que en esta guerra participan contra nosotros tropas, aviones, altos militares y especialistas norteamericanos, es por eso que se lanzan contra nosotros 16 mil hombres. Es por eso que se emplea contra nosotros la táctica de bloqueo económico, del cerco de exterminio, de las acometidas por aire y tierra, y por último, de la guerra bacteriológica. Es por eso que el gobierno y el imperialismo "Yanki" emplean en esta guerra contra nosotros, cientos de millones de pesos y dólares. Es por eso que los servicios de inteligencia y seguridad del Estado sobornan y corrompen conciencias, matan, persiguen y encarcelan a la gente colombiana que se levanta a la lucha solidaria con nosotros, víctimas de una cruel e inhumana guerra de exterminio."

Porque las causas que han dado vida a este intenso conflicto son esencialmente las mismas de hace 40 años, hoy complementadas con el indignante Tratado de Extradición y con las discusiones y aprobaciones en el congreso norteamericano de más contingentes militares suyos en nuestro territorio buscando la humillación del país como sucede actualmente en Irak, todo ello alentado por la concepción fascista y la megalomanía que caracterizan tanto a Álvaro Uribe como a su mentor George W. Bush.

Al cumplir 40 años de lucha convocamos a todos los colombianos amantes de la convivencia a trabajar por construir un nuevo gobierno que priorice la solución política de la crisis nacional y el rescate de nuestra vapuleada soberanía nacional; los llamamos a continuar fortaleciendo en la lucha clandestina por las reivindicaciones, sociales y políticas de nuestro pueblo con el Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia; los invitamos a continuar la brega por el canje de los prisioneros de guerra para la cual mantenemos la mejor disposición.

Invitamos a todo el movimiento guerrillero revolucionario, a las fuerzas de izquierda y al movimiento popular democrático y progresista a trabajar por la unidad contra el monstruo fascista que avanza sobre Colombia, a solidarizarnos con las luchas de los trabajadores que defienden sus derechos, a trabajar por la unidad continental contra las agresiones del imperio, por la solidaridad con Cuba y Venezuela y por el derecho a la libre autodeterminación de los pueblos.

Recordamos con admiración y cariño a todos los camaradas desaparecidos en la lucha encabezados por los Comandantes Jacobo Arenas y Efraín Guzmán.

Saludamos a los prisioneros de guerra y a los presos políticos que enfrentan con dignidad en las cárceles del Régimen los oprobios con que se les pretende doblegar. Ante todos ellos y ante el pueblo ratificamos nuestro compromiso inclaudicable, nuestra férrea decisión de lucha y nuestra profunda fe en el triunfo de la causa bolivariana de las FARC-EP.

Secretariado del Estado Mayor Central FARC-EP.

Montañas de Colombia, mayo 20 del 2004

 

 

  [Arriba]